top of page

Tu marca no es tuya…

¿Cómo ching%&/$dos no va ser mia? Si yo la hice desde cero, le puse nombre, invertí en un logo, en un brandbook, me tardé años en registrarla, me dice el cliente. No, tu marca no es tuya… le contesto con temor a recibir un zurdazo. El cliente me mira confundido… voltea a ver a su equipo como diciendo: “¿Cómo ven a este pi%&che loco?” Regresa su mirada hacia mí y antes de que vuelva a abrir la boca lo interrumpo. Necesitas escuchar más a tu audiencia. A tu público le interesa poquito, muy poquito lo que tengas que decir de tu marca. Le digo, mientras noto en su cara la ira contenida. ¿Me estás diciendo que mi marca no sirve? Me grita. No, te estoy diciendo que vale más de lo que le estás mostrando a tu audiencia. No entiendo, me dice. ¿Te gustaría que estuvieras pasándola increíble en una reunión de amigos y de pronto alguien a quien no conoces te empezara a mostrar un catálogo de productos y te comenzara a hablar de sus “asombrosos beneficios”? Le digo con la gran delicadeza que me caracteriza. Me estás diciendo algo absurdo, nadie en su sano juicio haría eso, nadie le haría caso, y menos si nunca lo han visto en su vida. Me dice el cliente confundido. Es que eso estás haciendo en tus redes , por eso nadie te está considerando, las redes son para generar conexiones, no para solamente mostrar tus productos y servicios. El cliente se queda callado, puedo notar el esfuerzo que está haciendo por asimilar lo que le estoy diciendo.Pues ni modo que contemos chistes, somos una empresa de *censurado* y eso es lo que vendemos.Es buena idea, le digo con risa nerviosa. ¿Qué? ¿contar chistes? Me dice ya resignado. Sí, si son graciosos, sí. La gente no te sigue en redes por lo que vendes, te sigue por lo que le pueden aportar tus publicaciones. Puede ser algo que le resulte útil, algo que le inspire o inclusive algo que le de risa. Miro al cliente para saber si algo estoy logrando con lo que le digo y continúo. Entiendo que adores tu marca y quieras estar hablando todo el tiempo de ella pero, tu marca no es tuya… tu marca es de la gente… Tienes que darles el contenido que esperan de ti, no el que tú a fuerza quieres que vean, así no se enamora a nadie. Al fin creo que estoy logrando algo, el cliente suspira se recarga en su silla y pregunta. Bueno, ¿entonces cómo le hacemos? Con el buen storytelling, nunca falla. Le digo con la esperanza de que entienda la referencia. Me quedé igual, me dice. Te explico, le digo decepcionado de que no haya entendido una broma tan fina, tu marca ya tiene una personalidad, necesitamos que se refleje en tus redes, y la única forma de hacerlo es con contenido que siempre aporte valor a tu público, puede ser contenido funcional como tips, how to’s, guías, hacks, contenido emocional como testimoniales, casos de éxito o hasta memes, y ya por último algo que te va a encantar, ¿sabes de qué hablo? ¡Mi marca! Me dice emocionado. Sí, tu marca, claro que se vale hablar de tu empresa y de los productos o servicios que ofrece, solo no todo el tiempo, no manches. Vas a ver que así vamos a conectar mucho mejor con tu público y poco a poco se enamorarán de ti y de tu marca. ¿Y ya con eso es suficiente para poder vender en línea? Me pregunta. Pues no, jaja pero es un gran inicio, conforme avance la estrategia podremos aplicar otras cosas como Social Ads, SEO, SEM, mailing entre otros, pero no te preocupes lo iremos implementando de la mano. Al fin puedo ver un poco de alivio en los ojos del cliente. Ok, estoy en sus manos, contesta. Una última pregunta. ¿Cuál? Le respondo nervioso. ¿Eso de que el storytelling nunca falla es una referencia al meme de la vieja confiable, verdad? Sí, le sonrío. Sí entendí, me dice. Ambos reímos, que momento tan hermoso…


Esta conversación es ficticia, los sentimientos de ningún cliente fueron lastimados en la creación de este contenido.



19 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page