top of page

Sin UX no por favor

La experiencia del usuario (UX) se refiere a cómo una persona se siente cuando interactúa con un sistema, que puede ser una página web, una aplicación, o cualquier otro dispositivo digital. Básicamente, se trata de asegurarse de que la interacción sea lo más fácil, eficiente y agradable posible para el usuario. 



Cuando no hay UX se nota

¿Cuántas veces has sentido frustración al intentar usar una app o un sitio que no tiene sentido, con un diseño confuso o que no sabes cómo navegar? Contrario a páginas que te guían a hacer una compra, suscribirse o usar de manera sencilla, aplicaciones para ver contenidos o te has enfrentado a infernales formularios de páginas gubernamentales. Es muy sencillo entender cuando existe una buena UX y cuando no.


La UX es clave para la relación de las personas con las marcas. Un diseño centrado en las personas es fundamental, ya que ellos son quienes interactuarán con las marcas. Por ello, la UX debe ser un concepto considerado desde el inicio en la creación de aplicaciones, sitios web o cualquier recurso digital. Una mala experiencia puede manchar permanentemente la percepción del usuario sobre la marca, y recuperar su confianza es un desafío considerable. Marcas que destacan en ofrecer una excelente UX logran aumentar la fidelización de sus clientes, transformándolos en advocates y fanáticos.


¿Y esto cómo se hace?

Para diseñar una experiencia de usuario efectiva, lo principal es entender el producto como un recurso centrado en el usuario, quien es una persona con necesidades y expectativas específicas. Es crucial realizar un análisis heurístico para comprender a profundidad lo que se necesita del diseño y del proyecto. Un buen UX permite al usuario interactuar mejor con las marcas y cumplir los objetivos del producto, ya sea comprar, inscribirse, usar un servicio, etc. Esto no solo mejora la satisfacción del usuario, sino que también puede traducirse en beneficios comerciales significativos para las empresas. Una mejor UX puede aumentar las tasas de conversión, reducir los costos de soporte al cliente y mejorar la retención y satisfacción del cliente.


Finalmente, en el UX es imperativo considerar la accesibilidad de todas las personas. Ignorar esto representa una elección egoísta, ya que asegurar la accesibilidad y usabilidad para cualquier persona, sin importar su condición, es una muestra de compromiso y un interés genuino en hacer las cosas bien para todos. La accesibilidad no solo amplía la base de usuarios potenciales, sino que también refleja una responsabilidad social por parte de las empresas, demostrando que valoran y respetan a todos sus usuarios. La accesibilidad asegura que todos los usuarios, independientemente de sus habilidades, puedan acceder y usar productos digitales, lo cual es un aspecto crucial de una buena UX.


En Karté estamos convencidos de que poner a las personas en el centro es el primer paso de tener una buena experiencia de usuario, por lo que aplicamos estos conocimientos y experiencias en todo lo que hacemos.

17 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page