top of page

Atraer, no conquistar (No estoy hablando de tu crush)

Actualizado: 14 feb

"Tanto en el marketing como en el amor, hay que atraer y no conquistar" esta frase se la escuché por primera vez a Edgar G Pichardo (@EdgarGPichardo síganlo en "X") quien en esos ayeres fuera mi maestro de Creatividad Digital. Y es que sí, como alguien a quien nunca le ha faltado amor (ni del propio ni del extraño), ni clientes, te puedo decir que es totalmente cierto: el Marketing Digital y enamorar se parecen muchísimo.


Conquistar es un intento de convencimiento forzado es, como su nombre lo indica, ganar con guerra, con esfuerzo, y eso de sexy no tiene nada. Podrás ganar uno que otro cliente (o amor) convenciéndolo de que eres la mejor opción, pero te aseguro que esa relación tiene muchísimo riesgo de perderse. En cambio, si desde un inicio te eligen por lo que eres, por lo que puedes aportar y con una plena conciencia de que eres lo que necesitan, ese business tendrá unas mejores bases para poder seguir creciendo, consolidarse y reproducirse (guiño, guiño).


En el marketing como en las relaciones, atraer es la palabra mágica, es decir, dejar que los clientes acudan a ti, como cuando haces química con una persona y un día despiertas y te das cuenta que has caído víctima de sus encantos. Y es que no me dejarás mentir pero, las relaciones más satisfactorias son aquellas que simplemente se dan, que fluyen , que tienen pocos o nulos forcejeos. Bueno... bueno,... ya sin tanto choro, en esta entrada de nuestro amado blog te voy a dar los puntos principales en los que debes trabajar (nadie dijo que iba a ser fácil) para que tu negocio sea cada vez más atractivo y como consecuencia tenga más oportunidades de cierre, sigan viendo...





Trabaja en tu autoestima: Hay pocas cosas tan repelentes como la desesperación, que puede ir desde mandar mensajes constantes a tus clientes potenciales buscando una oportunidad, a querer competir por precio o, "bajarse los chones", como nos gusta decirle en Karté. Aprende que tu negocio puede no ser para todos y busca transformar el rechazo en algo positivo. Primero que nada, conócete y trabaja en ti mismo, aprende a destacar tus ventajas y cualidades, reconoce tus áreas de oportunidad y desarróllalas hasta que se conviertan en fortalezas, o por lo menos hasta que dejen de ser una amenaza. ¿Tu negocio causa cierta desconfianza? Busca alguna certificación que le pueda dar seguridad a tus clientes de que tu producto o servicio es de calidad, también, puedes ofrecer alguna garantía de satisfacción por lo que ofreces. ¿Tienes poco tiempo en el mercado? Destaca tu experiencia y la de tu equipo dando consejos útiles sobre tu industria. ¿Te han rechazado por tus precios? Busca comunicar de mejor manera el valor de tus servicios o productos, tampoco vendría mal hacer un análisis y ver si realmente lo que ofreces vale lo que cobras. En resumen, no andes rogando pues... mejor demuestra que te la sabes y lo que puedes aportar. Conoce a tu persona favorita: La mejor manera de crear conexión con tus clientes es saber que les gusta y les preocupa, saber satisfacer el más oscuro de sus deseos. Recuerda que no solo ofreces productos y/o servicios, la experiencia que tengan las personas desde que te conocen hasta que te compran puede ser la razón por la que se queden por siempre o no vuelvan jamás. Escucha a tu persona favorita, conoce a fondo su entorno y cómo se relaciona con tu marca tanto en aspectos tangibles, como su precio y características generales, como en aspectos emocionales. Te recomiendo preguntarte constantemente: ¿Cómo reconoce el cliente mi marca? ¿Por qué me tomaría como una opción viable? ¿Qué lo impulsaría a comprar mi producto o servicio? Entre más clara tengas la respuesta a estas preguntas, más fácil podrás encontrar los puntos de convergencia entre lo que ofreces y tu audiencia objetivo. De esta manera, podrás generar tácticas más eficaces para seducir a tus clientes.


Tunéate: Ni en el amor ni en el marketing existe el: "que me quieran como soy". Si bien te hablé de la importancia de la autoestima, tenemos que aceptar que vivimos en un mundo material, y si es cierto que una gran personalidad enamora, también es cierto que como te ven te tratan. Atraer por medio de tu look es el gancho que necesitas para comenzar a interesar a alguien, y sí, tal vez las apariencias no son suficientes para mantener una relación a largo plazo, pero son una parte importante para que tus prospectos comiencen a considerarte. No le tengas miedo a invertir en tu marca, no hablo solamente de un buen logo, hablo también de un muy indispensable manual de identidad corporativa, una herramienta que te va ayudar a que tu marca se muestre consistentemente en cualquier lugar. Ya por último, si a eso le agregas el desarrollo de una personalidad, una voz y un tono adecuados para tu negocio y tus clientes potenciales, te vas a convertir en un imán de prospectos.


Muéstrate: Obviamente es súper importante dejar que tus prospectos te vean, sin embargo, tienes que considerar que no puedes hablarle de la misma manera ni con la misma frecuencia a todo tu púbico. La mejor manera de hacerlo es tener muy claro en qué momento de la relación estás con tu prospecto. Te la voy a poner más fácil, si tú quieres con alguien que apenas te conoce y le escribes cada 5 segundos vas a terminar por espantarlo y alejarlo de ti. En cambio, si dejas de hablarle por un sólo día a una persona con la que ya llevas un año de relación corres el riesgo de que lo interprete como una falta de interés y que has comenzado a descuidarla. De la misma manera, el mensaje debe ser diferente en cada caso, enséñale tu valor y tu utilidad a quienes apenas te conocen, dale una muestra de tu amor en forma de pruebas sin costo a aquellos que han mostrado interés en ti y dáselo todo (el amor) a aquellos que llevan tiempo de relación contigo. Lo que me lleva al siguiente punto... Sé constante: Ser atractivo no es fácil, se necesita trabajar en uno mismo, dedicar tiempo a conocerte y a conocer a tu rival (digo, a tu público). La facilidad con la que cierres a tus clientes va a ser inversamente proporcional al tiempo que le dediques a todos los puntos anteriores. Es por eso que el último punto (y no por eso el menos importante), es la constancia. Sí, tienes que estar presente con el mensaje correcto, para la persona correcta, en el momento correcto, pero también tienes que estarlo durante todo el tiempo de la relación. Y es que, sería una lastima que después de todo lo que has tenido que trabajar, dejaras ir clientes valiosos por no darles un servicio y seguimiento correctos. Que nunca se te olvide que es más fácil y barato hacer que un cliente asiduo te siga comprando, a convertir a un nuevo cliente. Cuida tus relaciones, no seas así. Espero que estos puntos te sean de utilidad para continuar ganando como siempre, ya por último, quisiera desearte el mejor de los éxitos, estoy seguro que si te aplicas, en muy poco tiempo lograrás dominar el arte de la atracción. ¡Dale con todo! (Ahora sí estoy hablando de tu crush)

25 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page